martes, 16 de septiembre de 2008

Concepciones de Currículum

GVIRTZ, S Y PALAMIDESSI.1998. “El ABC de la tarea docente” ED. Aique

CAPÍTULO II: LA ESCUELA SIEMPRE ENSEÑA. NUEVAS Y VIEJAS CONCEPCIONES SOBRE EL CURRÍCULUM

Síntesis del capítulo
... Fuera de los ámbitos educacionales, el término currículum prácticamente no es usado, salvo en la acepción similar como currículum vitae, el cual refiere a las experiencias y las capacidades que una persona ha desarrollado o adquirido a lo largo de su vida.
En cambio, en el campo de la educación, el currículum es un término polisémico, una palabra que se asocia a una pluralidad de significados (hay tantas definiciones como autores se han dedicado a estudiar y escribir sobre el tema. Y esto se debe a que el currículum no es sólo un concepto, sino una construcción cultural. El significado del currículum depende de la forma en que – en cada país y en cada tradición pedagógica—se organizan las prácticas educativas.
El currículum es susceptible de muchas lecturas, interpretaciones y definiciones. Pero cualquiera sea la perspectiva con que se la mire, el currículo es un artificio vinculado con los procesos de selección, organización, distribución, transmisión y evaluación del contenido escolar que realizan los sistemas educativos.
Según el diccionario Latino –español, el término currículum designa una carrera, corrida / corriendo, a la carrera / competición / puesto, orden / el curso o la carrera de la vida. Relacionado con otras voces latinas significa: correr / dirección / Curso, carrera, acción de correr y espacio por donde se corre. Por lo general, en los diccionarios no aparece el término currículum sino el de currículum vitae.
Por lo tanto, el sentido currículum está ligado a un trayecto, un recorrido, un camino, una extensión. Pero esta acción de desplazarse en el espacio y en el tiempo no es azarosa; está marcada por una dirección, un orden una meta hacia la cual se apunta y por un desafío que debe ser vencido y que nos impulsa a no abandonar la ruta. Es un trayecto realizado con el fin de llegar a un lugar y ocupar un puesto. Y por otro lado también supone, el sostenimiento de la dirección y el sentido para efectuar un determinado recorrido.
Pero la vinculación de la palabra currículum con las actividades de enseñanza aparece por primera vez en el siglo XVII. Según el Oxford English Dictionary, el término surge asociado a cuestiones pedagógicas en los registros de la Universidad de Glasgow, en 1633, para referirse a los cursos regulares de estudio. A partir de entonces, en los países de habla inglesa, la palabra currículum fue asociada con diversas formas e instrumentos con los que se procuró regular ( de forma sistemática e intencional) el contenido del aprendizaje de los estudiantes y las formas que adoptan las actividades de enseñanza. Esto es, concebir al currículo como un artificio regulador, es decir, alcanzamos a ver que esta palabra adquiere un notorio matiz normativo: la intención de producir un efecto regular y regulador sobre los que siguen u orientan un determinado curso de formación.
Veamos entonces tres definiciones contemporáneas acerca del currículum:
“ Un currículum es el medio con el cual se hace públicamente disponible la experiencia consistente en intentar poner en práctica una propuesta educativa.” (Stenhouse- 1987).

“ Programa de actividades, diseñado de forma que los alumnos alcancen, tanto como sea posible, determinados fines y objetivos educacionales” (Hirst- 1973)

“Cuerpo de experiencias de aprendizaje que responden a una visión societaria del conocimiento que puede no ser siempre totalmente expresada ni aún del todo aceptada por los maestros” (Eggleston- 1980)

¿El currículum es un programa detallado o es sólo la expresión de una intención? ¿Es un proyecto a realizar o algo que funciona más allá de nuestras intenciones? ¿ Es una serie estructurada de conocimientos o un procedimiento para seleccionarlos? Hemos comenzado por definir el currículum como:

1- un constructo vinculado con los procesos de selección, organización, distribución y transmisión del contenido que realizan los sistemas educativos y

2- un modo de regular las prácticas de enseñanza y la experiencia formativa de los alumnos.
Siguiendo esas dos primeras delimitaciones, intentaremos comprender las distintas concepciones o acepciones de la palabra.

UNA ACEPCIÓN DADA POR EL USO:
EL CURRÍCULUM ES UNA NORMA OFICIAL ESCRITA

A comienzos de la década de 1970 las palabras currículum, currículo o lineamiento curricular se introdujeron en los documentos oficiales en reemplazo de las denominaciones “Plan” o “Programa”.
En el mundo de la escuela, lo primero que se entiende al hablar de currículum es un texto o conjunto de textos elaborados por los Ministerios de Educación que contienen temas e instrucciones, recomendaciones y sugerencias destinadas a guiar la actividad docente.

De acuerdo con esta perspectiva, el currículum aparece como:
- una norma externa a la escuela
- algo que” viene de arriba”
- un texto que dice lo que “hay que hacer” y que cada docente debe consultar para organizar sus planes de trabajo.
La acepción de uso, en la Argentina, define una concepción simple, evidente y restringida de currículum. De este modo, la denominación reemplazó al antiguo programa o plan de estudios sin cambiar totalmente su significado. En cambio, en otros niveles del sistema educativo (medio, profesorados y universidades) se sigue utilizando la denominación “plan de estudios”, o se utilizan ambas nociones como sinónimos.

PRIMERA CONCEPCIÓN DESDE LA PERSPECTIVA PEDAGÓGICA:
EL CURRÍCULO ES UN MODELO DE LA PRÁCTICA

De acuerdo con el significado más difundido, el currículum provee un modelo al cual deben ajustarse las prácticas escolares. Esta concepción general supone una distinción importante entre lo que es el currículum y lo que son los procesos de enseñanza que sirven para su desarrollo. Por un lado está el diseño y, por el otro, la práctica; lo que se hace o se debe hacer en la escuela es analizado a través del cristal de una definición única y externa. Son tres las modalidades que adopta este modo de entender el currículum:

1- COMO UN CUERPO ORGANIZADO DE CONOCIMIENTOS:
Coincide con la noción de plan de estudios o programa. Sigue la tradición académica, que piensa únicamente en los contenidos, bajo la forma de un cuerpo organizado de conocimientos disciplinarios. Se centra en el saber culto. Detalla temas, hábitos y valores a ser transmitidos a cada grado o nivel, los modos en que se estructuran las asignaturas y su distribución en un horario.


2- COMO DECLARACIÓN DE OBJETIVOS DE APRENDIZAJE :
Concepción técnica, que utiliza metáforas de la ingeniería y de la gestión industrial para comprender la educación. El currículum es un documento que especifica los resultados de aprendizaje deseados. El iniciador de esta concepción: F. Bobbit (1914-1918), creó la idea de que la escuela debía organizarse de acuerdo con el modelo de la fábrica. La escuela y el currículum debían dar respuestas eficientes a lo que una sociedad demanda. El docente es visto como un mecánico, no alguien que reflexiona sinó un práctico experto cuya función es implementar una técnica eficiente. El currículum adopta la forma de un modelo que determina los resultados que se deben alcanzar. Estos resultados se expresan en términos de conductas observables, medibles y evaluables.

3- COMO UN PLAN INTEGRAL PARA LA ENSEÑANZA:
Desde mediados de siglo, surgieron intentos por superar la anterior concepción de currículum como un texto que detalla solamente los fines. Ralph Tyler, el padre de este enfoque integral, proponía desarrollar un método racional para encarar, analizar e interpretar el currículum y el sistema de enseñanza de cualquier institución. Este modelo se basa en el estudio de una secuencia de problemas que surgen a partir de cuatro preguntas básicas:
1-¿qué fines desea alcanzar la escuela?
2-¿qué tipo de experiencias pueden ayudar, con mayor probabilidad, a alcanzar esos fines?
3-¿cómo organizar, en forma eficaz, esas experiencias?
4-¿cómo comprobar que los fines fueron alcanzados?
Sobre la base de este esquema, Tyler propuso un método, mediante los siguientes pasos:
- estudio de las fuentes que orientan la acción pedagógica ( el sujeto de la educación, la vida exterior a la escuela y el contenido de las asignaturas.
- Selección de objetivos
- Selección de experiencias
- Organización de experiencias
- Evaluación
Este modelo es aplicable tanto al currículum como a la programación de la acción. En este proceso, la toma de decisiones se subordina a una serie de metas previamente fijadas: los objetivos. Donde estos objetivos generales deben ser operacionalizados en objetivos específicos, evaluables en términos de conducta observable. (Psicología conductista). Aquí el currículum define la sustancia de la educación, mientras la misión de los docentes es desarrollar fiel y efectivamente lo especificado por el diseño.
Otra de las posturas de este enfoque es el de Hilda Taba, que define el currículum como el instrumento que expresa una toma de decisiones ordenadas en la escuela. El currículum es en esencia un plan para el aprendizaje. Planificar el currículum es el resultado de decisiones sobre:
- selección y ordenación del contenido
- elección de experiencias de aprendizaje
- planes para lograr condiciones óptimas para producir el aprendizaje.
Este proceso de toma de decisiones, se plasma en un documento que incluye objetivos, asignaturas, unidades, contenidos, actividades y estrategias de evaluación.
Puntos cuestionados a este enfoque:
1- ordenar la compleja realidad educativa a lo previsible o controlable.
2- Rol subordinado del docente
3- Genera empobrecimiento en la práctica, al menospreciar aquellos conocimientos, valores, culturas y problemas no incluidos en el modelo y a los que considera “no científicos” o “saberes vulgares”.
4- Olvida que no sólo se aprende en la escuela lo que está dentro de las disciplinas o programas.
5- Excluye alternativas de pensar y organizar la enseñanza y experiencia de los alumnos.
6- Desconoce el papel determinante de las creencias de los docentes, los alumnos, y padres, que influyen en la educación.

PRIMERA AMPLIACIÓN DE LA CONCEPCIÓN MODÉLICA:
EL CURRÍCULUM COMO UN CONJUNTO DE EXPERIENCIAS FORMATIVAS:

Entre 1920 y 1930, diversos autores de EEUU ( John Dewey, Jeanne Kirkpatrick) del “Movimiento de la Escuela Nueva, iniciaron una reacción contra la concepción tradicional de currículum como modelo de la práctica basado en las disciplinas científicas y académicas. La educación para estos pedagogos debe elaborar un modelo de práctica que contemple centralmente al niño. Entienden al currículum como el conjunto de experiencias planificadas y proporcionadas por la escuela para ayudar a los alumnos a conseguir, en el mejor grado, los objetivos de aprendizaje proyectados, según sus capacidades.
Dewey sostiene que la educación no es sólo un proceso reproductor de una serie de saberes y valores definidos y estáticos sino un proceso permanente de reconstrucción de los conocimientos y de los intereses del individuo. Esto es pensar el currículum como un proceso abierto gracias al cual el niño puede reconstruir su experiencia del mundo. El currículum en una sociedad democrática debe ser experimental y abierto a diversos fines sociales. Lo importante, es la experiencia, la recreación de la cultura a partir de la vivencia infantil.
Esta concepción influyó en nuestro país en el nivel inicial y en los primeros grados de la escuela primaria; y dio lugar a determinadas formas de seleccionar temas y organizar actividades, como los “centros de interés”, el “método de proyectos” y las “áreas de desarrollo”.

PERSPECTIVA SOCIOLÓGICA:
EL CURRÍCULUM ES UNA COMPLEJA REALIDAD SOCIALIZADORA

A partir de la concepción del currículum como experiencia generó un cambio muy profundo en las concepciones pedagógicas sobre éste. Si el currículum incluye todo lo que el alumno aprende en la escuela, se debe prestar atención de que los docentes enseñan más de lo que se proponen y que los niños aprenden cosas distintas de aquellas que se les intenta enseñar. Por lo tanto, implica analizar las experiencias de aprendizajes no intencionales o no planificadas por los docentes.
La perspectiva sociológica se diferencia de la perspectiva pedagógica porque se basa en un punto de vista esencialmente descriptivo y explicativo. El sociólogo que estudia lo que sucede en la escuela está interesado en describir y explicar por qué funciona de ese modo, mucho más que en intentar cambiar y mejorar el modo en que se enseña ( al pedagogo le interesa el “deber ser”)
El estudio sociológico generó una visión más compleja de las funciones sociales de la educación. La escuela es percibida como una institución que reproduce las diferencias que caracterizan a la sociedad en su conjunto.
Descubrió que lo que los alumnos tienen oportunidad de aprender depende también de lo que no tienen oportunidad de aprender. El poder distribuye las oportunidades y las no oportunidades. Así se fue configurando una perspectiva heterogénea de análisis que concibe el currículum como un modo de organización de la vida social en la escuela y una realidad institucional que moldea la experiencia de docentes y alumnos.
Dos cuestiones surgen del análisis sociológico: la noción de currículum oculto y la consideración del currículum como articulación de prácticas diversas.
-Currículum oculto: es el conjunto de influencias formativas que la escuela ejerce sistemáticamente pero no están explicitadas ni formalmente reconocidas. Tanto o más que el currículum oficial, éste es lago que debe aprender el alumno para sobrevivir conexito en el mundo de la escuela.
-Currículum como articulación de prácticas diversas: Muchos tipos de acciones intervienen en su configuración y se producen dentro de un universo de significaciones particulares e históricas propias de cada institución. Esta concepción procesual nos lleva a ver que la construcción del currículo abarca del conjunto de procesos que intervienen en la definición del qué y del cómo se enseña y se aprende en las escuelas.
Ventajas de la visión sociológica: mostró que en las aulas y en las escuelas suceden cosas que van más allá de las intenciones, que no se dicen y que las influencias formativas exceden a aquellas nombradas en planes, modelos o diseños.
Pero, nada nos dicen acerca de qué hacer en las escuelas.

SEGUNDA CONCEPCIÓN DESDE LA PERSPECTIVA PEDAGÓGICA
EL CURRÍCULUM ES UN PROYECTO PRÁCTICO DE ELABORACIÓN COLECTIVA

A raíz de los estudios de la sociología, a mediados de la década de 1970 surge en Gran Bretaña y en EEUU una nueva concepción: el currículum es la expresión de una intención pedagógica abierta a los condicionamientos de la práctica escolar.
En las últimas tres décadas muchos autores rechazan la división tajante entre currículum y práctica pedagógica (Schawb, Elliot Eisner, Lawrence Stenhouse, del llamado “enfoque práctico”, “reconceptualista”, “centrado en el profesor” ) y sostienen que no es posible sostener propósitos educativos ni postular contenidos y procedimientos de enseñanza si no se consideran las condiciones que definen la práctica escolar de cada escuela. Hay que tener en cuenta creencias, concepciones y formas de hacer que tienen padres, alumnos, docentes y especialistas. Esta perspectiva destaca el carácter contextual de toda enseñanza y todo significado.
Así, el currículum es un intento deliberado y explícito, pero abierto y flexible, por medio del cual tratamos colectivamente de llevar a la práctica nuestras intenciones educativas. Es un proyecto global, integrado y flexible; adopta la forma de una idea colectiva para transformar las prácticas de enseñanza existentes en una institución educativa. Supone un estudio de lo que sucede en las escuelas y se concreta como un proyecto que prescribe de manera flexible principios de acción y recomendaciones sobre qué enseñar, cómo y cuándo hacerlo. Se plasma como un conjunto de principios y acuerdos que se intentará llevar a la práctica para después evaluarlos. Por esto, se postula como un proceso de diálogo institucional en permanente reconstrucción.